La FTC y Varios Estados se Unen para Combatir el Fraude de Recaudación de Donaciones Caritativas

Para su información

En el día de hoy, la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) anunció la operación llamada "Phoney Philanthropy" - una campaña de educación pública y ejecución de la ley llevada a cabo por la FTC y los reguladores estatales de donaciones de caritativas para detener las colectas de fondos fraudulentas. Los recaudadores de fondos fraudulentos se aprovechan de la buena voluntad de los donantes y representan indebidamente tanto sus identidades como lo que hacen con el dinero recaudado. Con frecuencia, escogen las causas de beneficencia más populares - apoyo para policías o bomberos y sus familias, veteranos de guerra y niños con enfermedades terminales - para engañar, por medio de falsas promesas, a las personas con conciencia compasiva y comunitaria y así obtener sus donaciones. El Director del Bureau of Consumer Protection de la Comisión Federal de Comercio, Howard Beales, dijo: "Desviando el dinero de los donantes que contribuyen con fines caritativos, estos estafadores profesionales están desestabilizando la confianza del público en las colectas legítimas de fondos y perjudicando a las organizaciones sin fines de lucro que compiten para obtener donaciones de beneficencia."

La FTC ha presentado cinco acciones contra compañías y personas que presuntamente utilizaron engaños para explotar a personas y negocios bien intencionados. Además de los casos presentados por la FTC, 34 Estados se están uniendo a la operación "Phoney Philanthropy" anunciando acciones de cumplimiento de ley, educación para consumidores o nueva legislación relacionada a este tema. El Fiscal General de Carolina del Norte, Roy Cooper, declaró: "Para muchos de nosotros, hacer donaciones de caridad es una manera importante de colaborar con nuestra comunidad." Y agregó: "Desafortunadamente, algunos estafadores intentan tomar ventaja de la buena voluntad que tienen los consumidores para ayudar a aquellos que lo necesitan. Estamos observando vigilantemente a esos estafadores sinvergüenzas."

El Secretario de Estado de Carolina del Sur, Mark Hammond, dijo: "Estados Unidos es, [en términos de donaciones de caridad], el país más generoso y compasivo del mundo." "Por esta razón, debemos protegernos de las personas que se aprovechan de nuestra generosidad y quebrantan la confianza pública. Por medio de mi participación en la operación Phoney Philanthropy, continúo aplicando la política de mi oficina orientada a perseguir implacablemente al fraude de las donaciones de caridad y telemercadeo para proteger nuestras contribuciones con las causas benéficas."

Treinta y cuatro Estados se unen a la FTC para realizar una campaña de educación con el objeto de promover opciones para hacer donaciones prudentemente. Dieciséis Estados están anunciando 24 acciones de cumplimiento de ley y dos Estados anuncian la introducción de legislación relacionada a este tema. Dichas acciones junto con las iniciativas educativas enfatizan que es necesario que los consumidores verifiquen la legitimidad de los destinatarios de sus donaciones antes de colaborar con su dinero, para, de esta forma, asegurar que sus donaciones apoyen las causas en las que creen en vez de beneficiar a personas inescrupulosas que pretenden representarlas. Con la información de contacto disponible en Internet, los consumidores pueden verificar la legitimidad de una entidad de caridad antes de donar y estar seguros de que sus contribuciones apoyarán a las causas de buena fe.

Los pedidos de las falsas colectas de fondos - a menudo realizadas por teléfono - se dirigen tanto a donantes individuales como a los negocios. Los casos anunciados en el día de hoy por la FTC y los Estados cubren una variedad de tácticas engañosas para solicitar donaciones. Por ejemplo, casos de telemercaderes que solicitan donaciones para grupos con nombres relacionados a fuerzas de seguridad o bomberos que apuestan a la generosidad natural de los ciudadanos preocupados por colaborar con aquellos que los protegen localmente. En uno de los casos anunciados hoy, el demandado creó y controló corporaciones sin fines de lucro ficticias con nombres tales como "Firefighters' Assistance Foundation" y "Police and Sheriffs' Support Fund" y se valió de dichas entidades para recaudar millones de dólares en concepto de donaciones efectuadas por consumidores generosos y desprevenidos.

En otros casos, los telemercaderes representaron indebidamente que las donaciones serían destinadas para beneficiar a la comunidad local de los donantes o que las contribuciones apoyarían programas particulares, como por ejemplo colaborar con los veteranos de guerra sin hogar. Los telemercaderes fraudulentos también dirigieron sus operaciones a los negocios solicitándoles colaboración con causas aparentemente merecedoras de la caridad, como por ejemplo comprar espacios publicitarios en periódicos o publicaciones de fuerzas de seguridad o comprar artículos tales como libros de actividades infantiles con el objeto de donarlos a los hospitales para ser utilizados por los niños enfermos. Este fue el tema de dos de los casos de la FTC presentados hoy, en los cuales algunos comerciantes generosos que pensaron que estaban colaborando con las fuerzas de seguridad o ayudando a niños enfermos en realidad estaban apoyando a operadores de negocios con fines de lucro comprometidos en prácticas fraudulentas.

Según la FTC, los consumidores que escuchen este tipo de promesas para colaborar con entidades locales o para apoyar programas particulares, especialmente a través de solicitaciones telefónicas u otras situaciones de donación de alta presión, deben de tomarse tiempo para verificar las declaraciones del solicitante. Preguntar al recaudador de fondos que proporción de la donación se destinará para apoyar los programas descriptos. Llamar a la policía local u otros grupos para asegurarse de que realmente se beneficiarán con una donación. Verificar a la entidad de caridad en Internet visitando www.guidestar.org y reportar cualquier solicitación engañosa o fraudulenta a la oficina estatal correspondiente y/o a la FTC llamando al 1-877-382-4357.

EJECUCIÓN DE LA LEY OPERACIÓN DE LA FTC "PHONEY PHILANTHROPY":

Community Affairs, Inc.

Según lo que alega la FTC, Community Affairs, Inc. (CAI), compañía conocida también como Powertel y Mountaineer Teleservices, y sus directivos, Christopher Heins y Luis Ferreira, operan una entidad profesional de recaudación de fondos que tiene contrato con por lo menos 75 organizaciones sin fines de lucro de todo el país para solicitar donaciones en su nombre. Los demandados tienen sede en Pompano Beach, Florida. La FTC alega que CAI les cobra a sus clientes, ente los que se incluyen Virginia Firefighters Foundation, Texas Fraternal Order of Police y Children's Cancer Assistance Network, entre el 75 y el 90 por ciento de las donaciones que recauda. La reclamación o demanda de la FTC alega que los telemercaderes de CAI engañan a los donantes representando falsamente que: la persona que hace los llamados es miembro de una organización perteneciente a una fuerza de seguridad, policía o bomberos; que el donante tiene una relación previa con la organización de caridad en nombre de la cual los demandados solicitan los fondos y que todo o considerablemente todo el dinero recaudado se destina a beneficencia o a programas específicos. (Reclamación presentada ante la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito Sur de Florida, Fort Lauderdale en fecha 7 de mayo de 2003. FTC File No 022 3265; Civil Action No. 03-CIV-60852. Contacto con el personal de FTC: Stephen Gurwitz o Sarah Anne Cutler, Bureau of Consumer Protection, 202-326-3272 o 202-326-3367). La FTC ha establecido un número directo de asistencia para el caso de Asuntos Comunitarios (202-326-3444).

West Coast Advertising

Según la FTC, West Coast Advertising & Marketing, Inc., y sus directivos, Mike S. Thomas y Mark A. Christiansen, solicitan contribuciones en nombre de una variedad de organizaciones sin fines de lucro, entre las que se incluyen Junior Police Academy (JPA) y American Veteran's Network (AVN) y un programa de Shiloh International Ministries. La FTC alega que esta compañía con base en San Diego, también ejerce el comercio bajo los siguiente nombres MTI, MTI Publications, Professional Fundraisers y Professional Communications Network y que mantiene oficinas o salas telefónicas en San Diego, San Marcos y Escondido, California. La demanda de la FTC alega que los telemercaderes de los demandados declaran falsamente que: JPA está oficialmente conectada con una agencia de seguridad que envía oficiales de policía al Estado de residencia del donante para llevar a cabo programas que benefician a los niños en las escuelas locales y que las donaciones para AVN colaborarán con programas particulares de beneficio para los veteranos de guerra necesitados. (Reclamación presentada ante la Corte de Distrito de los EE.UU. del Distrito Sur de California, en fecha 14 de mayo de 2003. FTC File No. 022 3301; Civil Action No.03-CV-0980 IEG (POR). Contacto con el personal de la FTC: Eleanor Durham o Thomas Rowan, Región Noroeste - Seattle, 206-220-6350).

DPS Activity Publishing, Ltd.

Según la FTC, DPS Activity Publishing, Ltd., bajo nombre comercial Healing Hands Busy Book, es una compañía canadiense con fines de lucro que publica y comercializa libros de actividades infantiles para ser donados en hospitales de pequeñas comunidades de los Estados Unidos. La FTC alega que sus directores son David Suggitt, también conocido como David Sumner, Tabea Suggitt y Mary Ann Wilson-Rennick, también conocida como Mary Ann Wilson. La compañía cobra $5 por cada libro y vende los libros a través del sistema de ventas de telemercadeo y por medio de su sitio Web www.healinghandsbusybook.com. La demanda de la FTC alega que al comercializar los libros a través del sistema de ventas de telemercadeo, los demandados declaran falsamente a los comerciantes de las pequeñas comunidades que ellos - los demandados - se encuentran afiliados con los hospitales locales o autorizados por los mismos para ofrecer los libros a la venta en su nombre. La reclamación también alega que los demandados representan falsamente que los niños internados en esos hospitales recibirán efectivamente los libros comprados. Adicionalmente la demanda alega que los libros comprados para ser donados nunca fueron entregados a los hospitales o bien que nunca serán distribuidos entre los niños ya que no son utilizados en los hospitales a los que son donados. (Reclamación presentada ante la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito Este de Washington en Seattle, en fecha 12 de mayo de 2003. FTC File No. 032 3091; Civil Action No. C03-1078C). En fecha 13 de mayo de 2003, la Corte de Distrito de los EE.UU. registró una orden inhibitoria temporaria a petición de la parte interesada (ex parte) que detiene la correspondencia enviada a los demandados a su domicilio en Canadá desde remitentes de los Estados Unidos y prohíbe a los demandados hacer representaciones falsas cuando ofrecen sus libros de actividades infantiles a través del sistema de ventas de telemercadeo. Contacto con el personal de la FTC: Nadine Samter- Región Noroeste - Seattle; 206-220-6350). La FTC agradece a las oficinas de los Fiscales Generales de los Estados de Illinois, Colorado y Pennsylvania y al Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos por su apoyo y colaboración en este asunto.

State Police Magazine

Según la reclamación presentada por la FTC, Clinton Greenwell, operando bajo los siguientes nombres comerciales The Police Bulletin, State Police Magazine, State Police Enforcers Yearbook, State Police Officers Yearbook, Firefighters News Journal y Creative Publishing ofrece espacios publicitarios a los pequeños negocios de todo el país. La demanda alega que Greenwell, operando bajo una multitud de nombres supuestos, representó indebidamente que los negocios habían autorizado la publicación de los anuncios y que por lo tanto estaban obligados a pagarlos y también representó falsamente que era miembro o asociado de una organización de las fuerzas policiales. (Reclamación presentada ante la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito Sur de Texas, División Houston, en fecha 8 de mayo de 2003. El Juez Kenneth Hoyt del Distrito Federal dictaminó una orden inhibitoria temporaria y un congelamiento de bienes en la misma fecha. FTC File No. 022 3252; Civil Action No. H-03-1553. Contacto con el personal de la FTC: W. David Griggs o Susan Arthur - Región Sudoeste - Dallas, 214-979-9378.)

Tamara Bell

La FTC alega que la demandada Tamara Bell creó seis corporaciones sin fines de lucro - American Veterans' Council, Inc.; Children's AIDS Council, Inc.; Children's Relief Services, Inc.; Disabled Children's Charity, Inc.; Firefighters' Assistance Foundation, Inc. y Police and Sheriffs' Support Fund, Inc. - para utilizarlas como móviles para solicitar donaciones de caridad a los consumidores. Según la FTC, las corporaciones con sede en Anaheim, California, son organizaciones sin fines de lucro ficticias creadas y controladas por inescrupulosos recaudadores de fondos para su beneficio personal. Si bien en los papeles aparentaban ser organizaciones sin fines de lucro legítimas, en realidad cada una de estas corporaciones no hacían más que proveer materiales falsos a los recaudadores de fondos con fines de lucro para solicitar contribuciones proclamando una buena obra inexistente y una cuenta bancaria en la cual hacer efectivos los cheques de donación. Según la FTC, en los textos de los guiones de sus solicitaciones telefónicas y en sus folletos, los demandados hicieron declaraciones específicas tales como que el American Veterans' Council tenía un programa de becas/subsidios para ayudar a los veteranos de guerra y sus familiares cercanos a acceder a una mejor educación y que la organización Disabled Children's Charity proporcionaba a los niños necesitados equipamiento médico, como por ejemplo aparatos ortopédicos y sillas de ruedas, cuando de hecho las organizaciones sin fines de lucro no habían emprendido ninguno de los programas específicos descriptos.

La reclamación de la FTC alega que, en el transcurso de su actividad comercial, Bell y las seis entidades representaron falsamente que: las donaciones serían destinadas a una organización de caridad legítima; las contribuciones apoyarían programas de la comunidad local del donante o contribuirían apoyando programas particulares y también que las donaciones efectuadas a las entidades eran deducibles de impuestos. La demanda también alega que Bell proporcionó los medios e instrumentos necesarios para que otros cometieran fraude.

Para resolver los cargos presentados por la FTC, por medio del acuerdo los demandados quedan excluidos del sistema de ventas de telemercadeo. El acuerdo prohíbe adicionalmente a Tamara Bell, con relación a la solicitación de contribuciones vía telemercadeo, hacer tergiversaciones o falsas declaraciones materiales sobre la manera o el lugar en que se utilizarán las donaciones y cualquier referencia a que una donación sea deducible de impuestos. En caso de que Bell se comprometa en el futuro en solicitaciones vía telemercadeo, el acuerdo le requiere: (1) declarar la manera en que serán utilizadas las contribuciones para fines de caridad; (2) declarar que el solicitante es un recaudador profesional de fondos y (3) revelar la ciudad y Estado del domicilio principal de la entidad sin fines de lucro. Adicionalmente, la demandada Bell debe poseer documentos que respalden cualquier afirmación efectuada sobre un programa de servicios caritativos. El acuerdo comprende una sentencia en suspenso de $100,000 con una cláusula "avalanche" que le permite a la FTC reabrir el caso si halla que Bell efectuó falsas representaciones materiales sobre su estado financiero. (Reclamación y mandato judicial permanente acordado presentado ante la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito Central de California, División Sur. FTC File No. 022-3306; Número de Civil Action no disponible al momento de la difusión del presente comunicado. Contacto con el personal de la FTC: Tracy Thorleifson - Región Noroeste - Seattle, 206-220-6350.)

Acuerdo con Mitchell Gold y otros

En una acción previa contra Mitchell Gold y otros, la FTC alegó que los demandados y más de sus 70 recaudadores de fondos subcontratados se comprometieron en solicitaciones telefónicas fraudulentas para organizaciones sin fines de lucro dando a entender que las donaciones obtenidas se destinaban para apoyar a la policía, los bomberos, veteranos de guerra y niños enfermos. Al inicio de esta primavera, los demandados Mitchell Gold, Patricia Good, Herbert Gold, Celia Gold, Jonathan P. Cohen, y Steven Chinarian acordaron la resolución de los cargos presentados por la FTC. El acuerdo por consentimiento prohíbe a todos los demandados, excepto a Chinarian, las actividades de recaudación de fondos y telemercadeo. El acuerdo por consentimiento prohíbe a Chinarian recaudar fondos y le requiere el depósito de una fianza antes de comprometerse en actividades de telemercadeo. Mitchell Gold está actualmente cumpliendo una reclusión de 96 meses en una prisión federal y Cohen está condenado a 37 meses sobre la base de su declaración de culpabilidad ante los cargos relacionados al negocio de recaudación de fondos. El 16 de mayo de 2003, una corte federal registró una orden de incomparecencia contra las extintas empresas U.S. Marketing, Inc. y North American Charitable Services, Inc. La decisión judicial contra U.S. Marketing es por $9,649,535 y contra NACS por un monto de $14,154,492. Estas órdenes por incomparecencia concluyen la litigación y todos los demandados en este esquema de recaudación de fondos supuestamente fraudulento se encuentran bajo el mismo mandato judicial.

CAMPAÑA DE EDUCACIÓN PÚBLICA "OPERATION PHONEY PHILANTHROPY"

La operación "Phoney Philanthropy" también lanza una campaña de educación pública a nivel nacional. Las personas que hacen donaciones de caridad son vulnerables a las tergiversaciones fraudulentas efectuadas por recaudadores profesionales de fondos ya que los donantes no reciben nada a cambio de sus contribuciones. Por lo tanto, es más difícil para el donante verificar la veracidad de una solicitación de fondos en particular basándose exclusivamente en lo que se le dice telefónicamente o en una solicitación a través del correo directo.

La FTC ha preparado una serie de materiales educativos para consumidores y negocios conteniendo consejos y recomendaciones para reducir el riesgo de caer en la trampa de las solicitaciones fraudulentas. Estos materiales comprenden una nueva publicación para personas a cargo del cuidado de consumidores de edad avanzada, un folleto para organizaciones sin fines de lucro que estén considerando contratar un recaudador profesional de fondos y una Lista de Verificación para Donaciones de Caridad. Se puede acceder a las copias de las citadas publicaciones a través del sitio Web de la FTC: http://www.ftc.gov/charityfraud, ordenándolas al Consumer Response Center de la FTC y también solicitándolas a cada uno de los reguladores estatales de donaciones de caridad. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre como donar prudentemente, visite en Internet www.ftc.gov/charityfraud o llame al número telefónico de acceso gratuito, 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357).

Entre los consejos y recomendaciones para consumidores se incluyen los siguientes:

  • Tenga cuidado con los pedidos que apelen a sus sentimientos, especialmente aquellas peticiones que incluyan apelaciones a su patriotismo y mencionen acontecimientos de actualidad. Verifique los pedidos de donaciones con la organización invocada para asegurarse de que su contribución colaborará con los programas descriptos.
  • Si un telemercader no se lo menciona inmediatamente, pregúntele el nombre de la entidad de caridad.
  • Pregunte qué porcentaje de la donación es utilizado para colaborar con las causas descriptas en la solicitación y cuál es el porcentaje destinado a los costos administrativos.
  • Si un telemercader le dice que la donación de caridad apoyará a las organizaciones locales, llame a los grupos locales para verificarlo.
  • Evite hacer donaciones o regalos en efectivo. El dinero puede perderse o ser robado. Por razones de seguridad y para sus registros de impuestos, es mejor pagar con un cheque pagadero a la orden del beneficiario y no del solicitante de los fondos.
  • Si no desea que un recaudador de fondos lo vuelva a llamar, solicítele que lo incluya en su lista "no llame" (do not call list). La regulación de la FTC llamada Telemarketing Sales Rule requiere a los recaudadores profesionales de fondos establecer internamente listas de personas que no desean ser llamadas nuevamente. Si un recaudador de fondos ignora su pedido, informe del problema a la FTC.
  • Reporte los llamados sospechosos. Llame a su regulador estatal de donaciones de caridad o a la FTC al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357). Asegúrese de incluir el nombre de la organización sin fines de lucro o del recaudador de fondos junto con la información sobre el supuesto fin de beneficencia de la donación.

El resultado de la votación de la Comisión para autorizar al personal la presentación de las reclamaciones o demandas ante las cortes de distrito correspondientes fue de 5-0. En el caso Tamara Bell, el resultado de la votación para presentar el mandato judicial permanente acordado ante el Distrito Central de California fue de 5-0.

NOTA: La Comisión autoriza la presentación de una demanda o reclamación cuando tiene una "razón para creer" que la ley ha sido o está siendo violada, y cuando la Comisión considera que un procedimiento es de público interés. La demanda no es un fallo o sentencia respecto de la violación efectiva de la ley por parte del demandado. El caso será decidido por la corte.

NOTA: El mandato judicial permanente acordado se estipula únicamente con fines de acuerdo por consentimiento y no constituye una admisión por parte del demandado de una violación a la ley. Los mandatos judiciales permanentes acordados poseen fuerza de ley cuando son firmados por el juez.

Se puede acceder a las copias del acuerdo por consentimiento del caso Bell (en inglés) a través del sitio Web de la FTC: http://www.ftc.gov y también solicitándolas al Centro de Respuestas para el Consumidor: FTC's Consumer Response Center, Room 130, 600 Pennsylvania Avenue, N.W., Washington, D.C. 20580. La FTC trabaja en favor del consumidor para la prevención de prácticas comerciales fraudulentas, engañosas y desleales dentro del mercado y para proveer información de utilidad al consumidor con el objeto de identificar, detener y evitar dichas prácticas. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre temas de interés del consumidor visite www.ftc.gov o llame sin cargo al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261. La FTC ingresa todas las quejas relacionadas a fraudes de Internet y sistema de telemercadeo, robo de identidad y otras quejas sobre prácticas fraudulentas a una segura base de datos en línea llamada Centinela del Consumidor (Consumer Sentinel) que se encuentra a disposición de cientos de agencias de aplicación de la ley civil y penal en los Estados Unidos y en el exterior del país.

Contacto con los medios de comunicatión:

Brenda Mack, (solo en inglés)
Office of Public Affairs
202-326-2182  

Contacto con el personal:

Coordinadores de la Operación Phoney Philanthropy

Tracy Thorleifson (solo en inglés)
Región Noroeste - Seattle
206-220-4481  

Susan Arthur (solo en inglés)
Región Sudoeste - Dallas
214-979-9370